Suma contra los Gentiles

$280.00

SKU: 9789707372054 Categorías: ,

Descripción

Tomás de Aquino (1225-1274). Filósofo y teólogo medieval, máximo representante de la escolástica; primer propositor clásico de la teología natural y padre de la Escuela Tomista de Filosofía. Su obra cumbre es Summa Theologica.
En la obra Suma contra los Gentiles, Tomás de Aquino plantea que para demostrar la existencia de Dios tenemos un problema con el que ya se había topado Platón. ¿Puede Dios conocer las cosas particulares o sólo las universales? Un cristiano, puesto que cree en la Providencia, debe sostener que Dios cree en los particulares; pero hay argumentos de peso contra esa creencia. Santo Tomás los enumera para luego refutarlos: 1. Siendo la singularidad la materia signada, nada inmaterial puede conocerla. 2. Los singulares no siempre existen, y no pueden ser conocidos cuando no existen; luego no pueden ser conocidos por un ser inmutable. 3. Los singulares son contingentes, no necesarios; luego no puede haber conocimiento cierto cuando existen. 4. Algunos singulares son debidos a voliciones, que sólo pueden ser conocidas por la persona que quiere. 5. Los singulares son infinitos en número y lo infinito como tal es desconocido. 6. Los singulares son insignificantes para la atención de Dios. 7. En algunos singulares hay mal, pero Dios no puede conocer el mal.
Santo Tomás refuta todos estos argumentos de la siguiente manera. Dios conoce los singulares, porque es su causa, y así también conoce las cosas que no existen aún pero de las que será su causa última (igual que un artífice que está construyendo algo y sabe cómo será aunque no exista todavía). Dios conoce las cosas triviales porque en realidad nada es trivial: todo tiene una nobleza, o de lo contrario sólo se conocería a sí mismo. Por otra parte, el orden del universo es noble y sólo puede tenerse un universo perfecto teniendo completo conocimiento de todas las partes del mismo, incluso las más triviales. Finalmente, Dios conoce las partes malas puesto que el conocer algo bueno implica conocer el mal opuesto. Postulados: 1) en Dios hay voluntad aunque sea inmóvil, su voluntad es su esencia y su objeto es la esencia divina; 2) Dios se quiere a sí mismo, y al hacer eso quiere al resto de cosas porque Dios es el fin de todas las cosas. Y aunque las quiere, no las quiere necesariamente; 3) Dios tiene libre albedrío porque tiene una razón para su volición, mas no una causa; 4) finalmente, dicta una serie de cosas que Dios no puede hacer: Dios no puede ser cuerpo ni cambiarse a sí mismo. No puede fracasar, cansarse, arrepentirse, olvidar, encolerizarse ni entristecerse. No puede hacer que un hombre no tenga alma. No puede anular el pasado. No puede cometer pecado. No puede crear a otro Dios. No puede dejar de existir.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Suma contra los Gentiles”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.